¿Cuál es el problema del actual sistema monetario?

Artículo original escrito por Mark Joob para la P2P Foundation

El dinero es creado en forma de deuda

Hoy, el dinero empieza a existir con la creación de la deuda, cuando los bancos comerciales piden préstamos de los bancos centrales y cuando los gobiernos, productores o consumidores piden prestado a los bancos comerciales. Por lo tanto, el suministro de dinero de la economía sólo se puede mantener si los actores económicos, privados o públicos, se endeudan. El crecimiento económico requiere un aumento proporcional de la oferta monetaria con el fin de evitar la deflación que paralizaría los negocios, pero un aumento en la cantidad de dinero implica un aumento simultáneo de la deuda. De esta manera, los agentes económicos corren el peligro de un excesivo endeudamiento y de la bancarrota. No es necesario decir que el sobreendeudamiento causa problemas graves a las sociedades e individuos de frente a la crisis de la deuda actual. Empezó como una crisis de la deuda de los propietarios de viviendas privadas en los Estados Unidos y luego se transformó en una crisis de la deuda de los bancos comerciales y compañías de seguros antes de ser absorbida por las arcas nacionales y así se convirtió en una crisis de deuda soberana. Las reducciones en los gastos nacionales necesarios para pagar la deuda pública a menudo conducen a la inestabilidad social y no son equitativos, porque imponen cargas a los ciudadanos quienes no se benefician de la misma manera de la creación de la deuda.

El suministro de dinero se encuentra bajo control privado

Sólo una pequeña fracción del dinero que circula en público ha sido creado por los bancos centrales. Los bancos centrales emiten monedas y billetes que, en la mayoría de los países, representan sólo entre el 5% y el 15% de la oferta de dinero. El resto es creado por los bancos comerciales en formato electrónico como dinero de la cuenta al conceder préstamos a los clientes o como compra de títulos y bienes. De hecho, todo el dinero, ya sea en que esté en efectivo o en una cuenta de dinero, es puesto en circulación por los bancos comerciales. Por lo tanto, los bancos comerciales ejercen un control “de facto” de la oferta monetaria. Los bancos comerciales principalmente conllevan el riesgo crediticio de los préstamos que conceden, lo que debería inducirlos a examinar cuidadosamente la calidad crediticia de sus clientes. Sin embargo, los bancos comerciales deciden a qué clientes se conceden los préstamos y las inversiones que se hacen en función de su interés en maximizar sus propios beneficios. Que una inversión sea socialmente deseable no es definitivamente el criterio decisivo para los bancos comerciales. De esta manera, las inversiones que sirven al bien común, pero que no son suficientemente rentables, no son compatibles con el sistema bancario y tienen que ser financiados por el gasto público que depende de los ingresos fiscales y la creación de deuda pública. En lugar de financiar inversiones a largo plazo en beneficio de la sociedad en su conjunto, los bancos comerciales con su crédito de apoyo empresarial a corto plazo y especulación financiera han establecido, en las últimas dos décadas, un gigantesco casino global lejos de cualquier control público.

Los depósitos bancarios no son seguros

Los depósitos bancarios se refieren a cuentas de dinero que, en contraste con el dinero en efectivo, no es moneda de curso legal, a pesar de que se maneja como si fuera moneda de curso legal. El dinero de la cuenta es un sustituto de dinero, una promesa del banco para el desembolso de la cantidad correspondiente de dinero en moneda de curso legal si así lo solicita el cliente. En el sistema bancario de reserva fraccionaria, por lo general sólo una proporción muy pequeña del dinero de la cuenta está respaldado por dinero en curso legal. Los bancos tienen sólo un pequeño porcentaje de sus depósitos como dinero en efectivo y las reservas en el banco central. Esa es la razón por la que los bancos dependen de la confianza de sus clientes. En el caso de una corrida bancaria, cuando muchos clientes demandan en efectivo, al mismo tiempo, ellos se quedarían sin dinero en efectivo y tal escasez de liquidez puede llevar a la quiebra repentina. Por lo tanto, se han establecido sistemas de seguro de depósitos, para evitar la pérdida de los depósitos bancarios. Sin embargo, en caso de reacciones en cadena y quiebra a gran escala (como la que aconteció en 2008), los rescates gubernamentales de los bancos comerciales podrían ser necesarios, eventualmente con la ayuda del banco central como prestamista de última instancia.

El suministro de dinero es pro-cíclico

Los bancos comerciales conceden préstamos mediante la creación de dinero en la cuenta con el fin de maximizar sus ingresos por intereses. Cuanto más dinero emiten, mayores sus beneficios – siempre y cuando los deudores sean capaces de pagar. En tiempos de de crecimiento económico, los bancos de muy buena gana conceden préstamos con el fin de beneficiarse de la bonanza, mientras que en épocas de declive económico, su concesión de crédito es muy restrictiva con el fin de reducir sus riesgos. Así es como los bancos comerciales inducen un exceso de oferta de dinero en los auges y una escasez de dinero en las recesiones, amplificando los ciclos económicos, así como las fluctuaciones del mercado financiero y la creación de burbujas de activos en el sector inmobiliario y las materias primas, lo que puede causar graves daños a la sociedad y al propio sistema bancario cuando estallan. Una vez más, la crisis bancaria de 2008, desencadenada tras la explosión de la burbuja de los bienes raíces en EE.UU., es el ejemplo más ilustrativo.

El suministro de dinero promueve la inflación

Además de su carácter pro-cíclico en el corto plazo, a largo plazo, la creación de dinero de los bancos comerciales provoca un exceso de oferta de dinero que lleva a la inflación de precios al consumidor, así como a la inflación de precios de activos. Un exceso de oferta de dinero surge si el aumento en la cantidad de dinero en circulación supera el crecimiento de la producción de bienes y servicios. El exceso de oferta de dinero a largo plazo resulta no sólo de la concesión de crédito tradicional a los gobiernos, las empresas y los individuos, sino también de la especulación financiera (basada en el crédito) de fondos de alto riesgo y banca de inversiones. Debido a la inflación, los consumidores suelen enfrentarse a una pérdida anual de poder adquisitivo, lo que significa que tienen que aumentar sus ingresos nominales a fin de mantener su nivel de consumo. Dado que la capacidad de obtener una indemnización por la pérdida de poder adquisitivo por el aumento de la propia renta nominal varía entre los individuos, la inflación provoca una redistribución del poder adquisitivo en perjuicio de aquellas personas que no están en condiciones de defender eficazmente sus intereses.

El privilegio de crear dinero es un subsidio al sector bancario.

Como el dinero es deuda, conlleva interés. Por lo tanto, el interés se paga sobre todo el dinero en circulación y prácticamente nadie puede escapar de pagar intereses. Los intereses son pagados principalmente por los clientes que toman préstamos de los bancos comerciales y de ese modo garantizan la oferta de dinero. En segundo lugar, todos los que pagan impuestos y compran bienes y servicios hacen una contribución al pago de los intereses del prestatario original, porque los impuestos tienen que ser elevados, en parte, para financiar los pagos de intereses sobre la deuda soberana. Por otra parte, las corporaciones y los individuos que proporcionan bienes y servicios deben incluir los costos de los préstamos en sus precios. De esta manera, mediante el uso de dinero, la sociedad paga un enorme subsidio a los bancos comerciales, aunque los bancos pasan una parte de este subsidio a sus clientes como pago de intereses sobre los depósitos. El interés es una subvención a los bancos porque el dinero en las cuentas que crean se maneja como moneda de curso legal. La magnitud del subsidio que la sociedad paga a los bancos se refleja en los salarios desproporcionádamente altos y primas de los banqueros, así como en el sector bancario desproporcionádamente grande.

El dinero como deuda contribuye a la presión del crecimiento

El dinero creado como deuda conlleva intereses y por lo tanto contribuye a una presión de crecimiento doble sobre el sistema monetario y la economía real. Cuando los clientes pagan sus préstamos a los bancos comerciales, los bancos amortizan la cantidad devuelta de dinero y la cantidad de dinero en circulación disminuye correspondientemente. Sin embargo, los deudores necesitan más dinero del que han pedido prestado porque también tienen que pagar intereses sobre sus préstamos. Incluso si los deudores reemplazan sus antiguos préstamos por otros nuevos, necesitan ingresos adicionales para el pago de intereses y por lo tanto deben obtener beneficios. Los negocios en su conjunto no pueden ser rentables a menos que la cantidad de dinero aumente continuamente. Esto conduce a la dinámica de crecimiento que es una característica central de nuestro sistema económico. El aumento de la cantidad de dinero que devenga intereses ejerce una presión de crecimiento monetario en la economía real y el crecimiento de la economía real ejerce simultáneamente una presión de crecimiento anti-deflación en la oferta de dinero. Como consecuencia de esta presión doble crecimiento, nuestra economía es una especie de esquema de Ponzi, ya que no puede funcionar correctamente sin crecer y por lo tanto cae repetidamente en crisis. Por otra parte, el crecimiento de la economía real, que es en gran medida forzada por el sistema monetario, implica una explotación excesiva de los recursos naturales y es un obstáculo para el desarrollo sostenible. La deuda financiera conduce así a la deuda ecológica con la naturaleza, lo que empobrece a la humanidad. Nuestro sistema monetario actual simplemente no es compatible con un mundo finito.

El interés promueve la concentración de riqueza

Los intereses se ve comúnmente como un cargo por los préstamos, por utilizar el dinero de otra persona. No sólo los clientes que piden prestado dinero de los bancos, sino también los bancos que tienen depósitos de clientes pagan intereses. Cuando los bancos comerciales crean dinero mediante la concesión de préstamos, acreditan las cuentas de los clientes y de este modo amplian el total de los depósitos bancarios. Dado que las cuentas por lo general conllevan interés los bancos invierten una parte de sus ingresos por intereses para el pago de intereses a los titulares de las cuentas. Ahora, los depósitos y los préstamos bancarios no se distribuyen por igual entre los clientes. Algunos tienen principalmente préstamos que pagan intereses, mientras que otros tienen principalmente depósitos sobre los que ganan intereses. Porque, en general, las personas más pobres tienen más préstamos que depósitos y las personas más ricas tienen más depósitos que préstamos, los pagos de intereses son en su totalidad una transferencia de dinero de los pobres a la gente más rica, sobre todo a los pocos súper ricos. El interés, por lo tanto, fomenta la concentración de la riqueza. Esta concentración de la riqueza en gran medida favorece a los bancos comerciales que, por un lado hacen inversiones en sí mismos y, por otro lado ganan el importe resultante del considerable interés entre tasas activas y pasivas. Por otra parte, se añade interés regularmente, en su mayoría anualmente, a la inversión inicial y por lo tanto en sí lleva interés convirtiéndose en interés compuesto y generando un crecimiento exponencial de los activos monetarios. Sin embargo, los activos monetarios no crecen en valor por sí mismos, ya que per se no son productivos. Un interés en los activos monetarios que aumenta de valor sólo puede ser generado por el trabajo humano, y el trabajo humano está permanentemente bajo una presión monetaria para incrementar su productividad y reducir sus costos con el fin de satisfacer la s demandas del crecimiento exponencial de los intereses compuestos. El interés es, por tanto, una transferencia de valor que favorece las inversiones de capital en detrimento de los ingresos laborales.

El sistema monetario es insostenible

Hay clara evidencia empírica que muestra que el sistema monetario sufre de inestabilidad estructural derivada de los mecanismos descritos anteriormente. La crisis financiera que comenzó en 2008 y aún continúa, por no decir que empeora, no es un fenómeno único. En las últimas décadas, numerosas crisis relacionadas con el sistema monetario se produjeron en todo el mundo. Entre 1970 y 2010 se registraron oficialmente un total de 425 crisis financieras que afectan a los Estados miembros del Fondo Monetario Internacional: 145 crisis bancarias, 208 quiebras monetarias y 72 crisis de deuda soberana (véase: Lietaer, Bernard et al. Money and Sustainability. The Missing Link. Axminster: Triarchy Press, 2012). La multitud de crisis financieras y su efecto contagioso en las distintas economías nacionales demuestra claramente su carácter estructural-sistémico. El sistema monetario actual evoca inevitablemente las crisis en las finanzas y en consecuencia en la economía real.

El sistema monetario viola valores éticos

Un valor ético es algo que se ve como algo valioso desde un punto de vista general, después de una cuidadosa consideración. Los valores éticos encarnan los valores más racionales y más importante de la sociedad. Por lo tanto, la sociedad está mal organizada si los valores monetarios se expresan en un conflicto indisoluble con los valores éticos y los valores éticos se suprimen de forma permanente debido a los valores monetarios. Dado que el sistema monetario da forma a gran parte de la economía y la economía en general da forma a la sociedad, los valores éticos que no contribuyen a la rentabilidad del capital se descuidan sistemáticamente en la formulación de las políticas actuales. De esta manera, nuestro sistema monetario actual viola los valores éticos, tales como la estabilidad, la justicia y la sostenibilidad – valores que son esenciales para una sociedad habitable. Un sistema monetario que viole estos valores es bastante razonable y debe ser reformado tan pronto como sea posible.

Explotación responsable o “sólo la puntita”

“El Yasuní era una propuesta demasiado grande
para una revolución tan pequeña”

– Pedro Donoso

Creo que las cosas están bastante claras para algunos ecuatorianos después de haber leído las publicaciones de Rafael Lugo y Carlos Andrés Vera respecto al Yasuní. Mucha gente todavía no se la cree y bastantes han caído en el discurso oficial (como si una máquina del tiempo nos hubiera regresado a los 70) y la fórmula probada de explotar petróleo nos sacará de la pobreza, y si así son las cosas sería irresponsable no hacerlo, la gente sufre.

Trato todavía de entender por qué esto me molesta tanto, hace cuestión de meses le decía a la gente que era obvio que el Yasuní-ITT no iba a funcionar, que incluso si funcionara sería cuestión de tiempo hasta que empezaran la explotación, si algún gobierno mantenía esa iniciativa más allá del capricho económico del momento pues sencillamente cambiarían de gobierno. Y creo que la razón de que me molestara tanto es que, pese a todo lo que yo sepa, yo creía inconscientemente que no se iba a explotar el Yasuní.

Tanta propaganda finalmente dio resultado, de tantos lados nos decían cuán importante era este parque nacional que hicieron que la parte lógica de mí baje la guardia por unos momentos y eso, seguramente, es lo que les sucede a esas personas que ahora dicen que debe hacerse una explotación responsable y que, dada la gran responsabilidad del gobierno y el “uso de tecnología de punta”, no se hará daño al Yasuní. Lo pongo en comillas porque tecnología de punta es la que vemos en el video de abajo y, en cuestión de energía hay un sin fin de cosas más.


Activa los subtítulos en el video

Bueno, sea que creas que se debe realizar una explotación responsable o no, quiero contarte qué es lo que hacía tan obvia la explotación del ITT y qué es lo que pasará posteriormente con todo el resto de la reserva.

El paradigma actual de progreso

¿Cuál es tu noticiero preferido? No importa. Te aseguro que todos hablan de la economía en la misma forma. Alaban a los países que tengan un crecimiento sostenido, se alarman cuando existe algo llamado desaceleración de la economía o recesión, eso es el apocalipsis. Échen un vistazo. Eso mueve la economía. Es aquello que te venden para justificar cualquier cosa, la explotación del Yasuní, los grandes préstamos entre naciones, el recorte de empleados, la eliminación de beneficios sociales, entre otras cosas.

Finalmente ¿qué es esto del crecimiento económico entonces? Lo voy a poner a manera de metáfora. Si cada país fuera una aspiradora de los recursos naturales, el crecimiento económico sería qué tan rápido aumentas la potencia de esa aspiradora para acabar con los recursos. Qué tan bueno eres ‘capturando’ porciones del mercado y haciendo circular eso.

La medida de una economía próspera actualmente no es qué tan eficientemente usa sus recursos, ni cómo los distribuye al global de su población y esto es cierto seas un economista clásico o un socialista del siglo XXI, y te lo voy a probar. Los cimientos de este modelo económico no cambian en casi ningún país y se basan en el mecanismo de la creación de dinero: Los préstamos.

Más del 90% del dinero que existe se crea en los bancos privados, el porcentaje restante en bancos públicos. Todos te cobran un interés compuesto. Si decimos, por ejemplo que en el mundo (en un momento dado) se crean 100 billones de dólares ahora. Eso se pone en circulación, pero después de unos meses habrá que devolver 110 billones, aunque esos 10 billones no existan. Eso es lo que apura las transacciones comerciales en todo el mundo, la necesidad de obtener dinero para pagar deudas, por eso todos los países tienen deudas.

Eso no se puede sostener en el tiempo, eventualmente pues para solucionar el problema de la deuda, la genial solución de todos los gobiernos es sencillamente, generar más deuda. Se otorgan pues nuevos préstamos y este dinero toma el valor del que ya está en circulación y es por eso que el dinero te alcanza cada vez menos.


Activa los subtítulos en el video

Una revolución pequeña

No voy a hacer un análisis de lo acontecido en Ecuador en los últimos años, ciertamente hubo aciertos y desaciertos pero la verdad es que nada cambia respecto a la tendencia económica mundial y al parámetro de “progreso”. Ciertamente esa es la razón de la explotación del Yasuní-ITT y es en eso que se utilizará el dinero que de ahí se saque. En crecer. No estamos invirtiendo nada en cambiar el modelo socio-económico actual, en realmente salir de la deuda. Puesto que la deuda sigue siendo la base misma de la economía. Estamos invirtiendo en pagarla para construir una máquina que acelere más rápido.

Esto sentará un precedente para cualquier recurso explotable en otro área protegida. De hecho ya hay intervención minera en curso en algunas de ellas. Y en lo que a economía se refiere no existe revolución alguna. Una vez que se extraiga la riqueza del Yasuní, sea que se invierta en combatir la pobreza o no, sea que se vaya en gasto corriente del Estado o no. Necesitaremos más dinero y, una vez más, seremos irresponsables por no explotar.

Es por eso que explotar el 1‰ del Yasuní es realmente un análogo a la alusión “solamente la puntita” porque si seguimos con este modelo de crecimiento infinito, llegará otro momento donde no explotar el 2‰ será irresponsable, y luego más. Porque en lugar de alimentar una economía que no se base en la deuda que satisfaga las necesidades de todos de sobra, seguimos empeñados en defender un crecimiento exponencial infinito dentro de un planeta cerrado con recursos limitados.

La verdad sobre el Yasuní

La verdad es que el Yasuní es nada más otro ítem de la lista de transgresiones que se han cometido durante décadas. Otro síntoma dentro de una enfermedad más grande, y por mucho que ame ese pedazo de Tierra y sin importar cuánto sepa acerca de su valor, no puedo defenderlo sin antes luchar contra el problema de raíz, la economía misma. Lo que pasa con el Yasuní-ITT amigos míos es un síntoma y no la enfermedad.

¿Realmente quieres combatir con la enfermedad que está matando al Yasuní? Si todo lo que protestas o defiendes va más allá de una posición de comodidad personal, haz como un médico, estudiala primero, entiéndela a fondo y aún más importante, asegúrate de que no eres un agente más colaborando con esta inmensa Patología Social.


Activa los subtítulos en el video

La Revolución Es Ahora

Esclavitud del siglo XXI

“La esclavitud física requiere que las personas sean alojadas y alimentadas. La esclavitud económica requiere que las personas busquen su propio techo y alimento”.

Peter Joseph

El día de ayer en una conversación muy profunda, de esas que uno debería tener todos los días para descansar en paz, mencionaba yo lo difícil que es para mí comunicarme con las personas sobre ciertos temas y cuán frustrante me resulta que ideas que me parecen completamente irracionales tengan tanta cobertura en prensa.

Hablaba, entre otras cosas, de la gente que defiende el crecimiento económico como camino a la sostenibilidad. Voy a traducir eso a palabras sencillas: gente que defiende que debemos explotar cada vez más los recursos limitados que tenemos y venderlos a paso más acelerado como una manera de asegurar la supervivencia de la especie y el entorno que la mantiene. Este discurso se oirá repetido en cada radio, periódico y canal de televisión al que ustedes frecuenten. Aparentemente debemos reunir todos los recursos naturales explotables, venderlos al mejor precio lo más rápido que podamos y finalmente con mucho dinero, tratar de buscarnos un futuro en medio de un planeta desierto.

Hablamos de tener hijos y de lo difícil que resulta llevar una paternidad y maternidad responsables en los tiempos actuales, uno puede invertir mucho tiempo en ganar dinero para conseguirles recursos o en darles mucho apoyo y cercanía sin lograr reunir una cantidad adecuada de dinero para su crecimiento. Claro habrá la gente que quiere ver el vaso medio lleno pero ¿a quién engañamos? Por supuesto que las cosas podrían ser mejor. Si, por ejemplo, no tuviéramos que trabajar.

¡Justo ahí! Ves, es uno de los puntos donde yo no logro entender a la mayoría de la gente, seguro pensaste que estoy loco. TRABAJAR es bueno, y necesario, de lo contrario (1) no podrías obtener los recursos para tu familia y (2) las cosas no se moverían, si nadie hiciera nada pues todos iríamos a la ruina.

No todos debemos trabajar, ya no hace falta, la maquinaria científica ha crecido muchísimo en los últimos años y ahora producimos mucho más que antes, lo suficiente para alimentar, vestir y alojar a toda la población adecuadamente, más bien vivimos un problema de distribución de recursos, esto es cierto para una ciudad como Quito, para todo el país de Ecuador y especialmente para todo el planeta.

Esa ciencia se ha dejado ver en principalmente dos formas:

  • Software que puede realizar tareas que antes consumían muchos recursos, como por ejemplo la entrega de correos.
  • Maquinaria o hardware que realiza las tareas monótonas y repetitivas que nosotros hacíamos.

Si no conoces acerca de cómo la innovación tecnológica desplaza el empleo, puedes leer un poco más acerca de ello en desempleo tecnológico. Una buena aplicación de la ciencia nos dejaría con mucho más tiempo libre, con lo cual podríamos al menos reducir nuestra jornada laboral. Esto conjuntamente con todo el BOOM de la autoformación que se ha dado actualmente, podría llenarnos de destrezas para resolver problemas y mejorar procesos, que es precisamente lo que necesita una sociedad que avanza hacia una sostenibilidad auténtica y desinhibida. La gente con tiempo libre finalmente podría pasar con sus hijos, involucrarse en el recreamiento de la polis. Y en lugar de temer a la tecnología, podríamos tratar de siquiera seguirle el paso.

Con el advenimiento de la economía actual y ese “Derecho al Trabajo” declarado por la Carta de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, hemos legalizado la esclavitud moderna. Y sí, lo digo de esa forma porque eso es, timbrar la hora de entrada y de salida, que nos digan a qué hora podemos comer y a qué hora no, si nos es permitido ir al baño, que ropa vestir… Cuándo podemos dejar de trabajar y cuándo no. En tiempos de esclavitud, alguien que hablaba de libertad era visto con los mismos malos ojos que critican a aquellos que no queremos trabajar.


Presiona CC para activar los subtítulos en español

Soy una persona culturalmente huraña, pienso que no es necesario obligar a la gente a trabajar quitándole la comida de la boca y aunque es cierto que la gran mayoría acude a su trabajo obligado, esto se debe en gran parte a que no tenemos un sueño compartido al cual aspirar, un horizonte para compartir. Nos chantajeamos porque de mala gana estamos yendo conjuntamente camino a la soledad y el abismo.

Todo el mundo ha escuchado esa frase de Gandhi que dice ‘no hay camino hacia la paz, la paz es el camino’, pero casi nadie sabe que la paz viene de poder contribuir con lo mejor que tenemos, con todo lo que somos; para crear un ambiente que brinde soporte a todos, y es además asegurar un espacio para que otros contribuyan, con lo mejor que tienen, con todo lo que son.

El Feriado Bancario

5 de la tarde, estaba nervioso y contento. Veía a una gran cantidad de mis compañeros con el número “1” en su uniforme, lo dibujaban con masking (el día de hoy aprendí a escribir esta palabra) o esparadrapo para representar el número de días que faltaban para finalizar nuestro ciclo anual de internado rotativo médico. Era mi último turno pero también el día de la premiación del concurso de Caricatura y Cuento Feriado Bancario. Tres meses antes, mientras me encontraba en la sala de neonatología de la maternidad, leí que había quedado entre los 15 ganadores del concurso que recibió 6837 obras desde dentro y fuera del país, pedí permiso a los doctores y secretamente también pedí perdón a mi compañera de guardia por dejarla sola durante un par de horas en un servicio que no es fácil.

María Fernanda Restrepo

Llegamos temprano y pudimos aplaudir el repaso del performance en el que participaron María Fernanda Restrepo y Juan Carlos Donoso, reconocidos cineastas del país, creo que eso ayudó en lo que posteriormente fue un emotivo relato de lo que para muchos significó una tragedia: La Crisis Financiera de Ecuador de 1999.

Si bien fue evidente cierto tinte partidista en la presentación, el mensaje fue contundente. ¿Por qué? Pues porque muchos de nosotros fuimos transgredidos hace más de trece años. Migración, suicidios, violencia fueron el resultado directo del feriado bancario, en mi casa cerca de 33000 dólares (producto del trabajo de cerca de 30 años de mis padres) se perdieron, mi madre me cuenta que en más de una ocasión, fue la caridad de nuestros familiares y amigos cercanos la que nos dio de comer… Nosotros tuvimos suerte.

Desde este punto de vista pienso, al igual que los coordinadores del concurso, que es imprescindible no olvidar los errores del pasado, repetir esto sería desastroso. Pero ¿Cuánto realmente entendemos acerca de los mecanismos económicos que ocasionaron este evento? ¿Qué tan diferente es la economía de ese entonces a la de ahora? ¿Podemos asegurar que eso no se volverá a repetir?

Si bien todos alguna vez nos preguntamos acerca de ello, muy poca gente sabe de dónde viene el dinero, cómo respaldan los bancos sus préstamos y cómo garantiza el estado la estabilidad de su economía. Menos son quienes conocen la respuesta, pero si en verdad queremos evitar tropezar en la misma piedra una vez más, entender esto es un imperativo inexcusable.

Hace un año Marlon Ortiz  en su charla “Dinero ¿El fin de un paradigma?” nos contaba que el Fondo Monetario Internacional ha identificado desde 1970:

  • 145 quiebras bancarias
  • 204 colapsos monetarios
  • 74 crisis de deuda soberana

Esperen ¿No se supone que la crisis bancaria de Ecuador fue producto de malos manejos y de corrupción? La respuesta es NO. Existe un daño estructural en la forma en que funciona la economía en todo el mundo, y esto se remonta al origen de la creación misma del dinero.

Presiona CC para ver los subtítulos en español

Los hechos

El dinero nace exclusivamente cuando un banco privado (como aquellos responsables de la crisis bancaria del ’99) otorgan un préstamo. No existe otra forma de creación monetaria. Ese dólar en tu billetera no es otra cosa que un ‘pagaré‘.

Cada vez que se hace un préstamos, debemos pagar después de cierto tiempo obteniendo dinero de otras personas, lo cual teóricamente es posible. Lo que es IMPOSIBLE es pagar el interés que el banco le pone a todos sus préstamos, puesto que ese dinero jamás fue puesto en circulación.

Ahora, sabemos que las deudas no podrán ser pagadas en su totalidad jamás, puesto que la deuda originada en la creación del dinero siempre será mayor al número de billetes en las calles. Es una operación riesgosa y uno tiene la obligación de preguntarse entonces ¿Por qué los bancos prestan dinero para empezar? La respuesta es sencilla y es que a pesar de que ellos no ofrecen ninguna garantía, nosotros sí nos vemos obligados a hacerlo y así la economía es un sistema que transfiere propiedades de las personas a la banca privada.

economia

Para solucionar momentáneamente la falta de dinero creada por los préstamos, la actual economía inventó una solución bastante irónica: Más préstamos. Más deuda. Más inflación.

Ahora el problema es que además de robarle las propiedades a la gente, este sistema hace con nuestros billetes algo todavía menos honesto. Los deprecia, es decir les quita el valor, al imprimir billetes cada vez que hay un déficit el dinero pierde valor. Es un impuesto oculto a la gente, es como que de repente todos tuvieran el mismo cromo de tu álbum y nadie quiere cambiártelo por uno que sí es valioso.

devaluacion

Al comienzo todos estos problemas son pequeños y manejables, pero conforme crece el número de préstamos y el dinero circulante, y hay cada vez más intereses sin pagar eso se vuelve insostenible y nos lleva al colapso económico que, a diferencia de lo que dice la historia oficial, no fue culpa del gobierno de turno, ni de la corrupción de funcionarios, ni de los banqueros que en ese momento se llevaron el dinero de mis padres, y el de millones de personas que sufrieron las consecuencias de este atraco. Es culpa del sistema monetario que crea dinero a través de préstamos sin respaldo alguno.

Esta es una tendencia bien definida y aunque todos están bastante más tranquilos con la dolarización, les recuerdo que el sistema de moneda estadounidense es exactamente igual al que acabo de describir. Y como una imagen dice más que mil palabras aquí la comparación entre lo que en ese entonces fue la base monetaria del Sucre y la tendencia actual del dolar:

Comparación entre la base monetaria del sucre y del dólarHaga clic en la imagen para agrandarla

Una lección para recordar.

Una buena sociedad, para todo lo demás existe MasterCard

El hecho es que nuestros recursos pueden ser tan abundantes como nos lo permita la ciencia o -en la actualidad- tan escasos como decida el mercado. Es nuestra decisión el aplicar la tecnología para acabar con el hambre, la pobreza, la guerra, el crimen y la depresión mediante la creación de abundancia. Como muchos de ustedes imaginarán no existe presupuesto para esto en nuestra sociedad, esto se debe a la manera en cómo funciona la economía:

  1. Consumismo, pues si no compramos cómo se movería el mercado
  2. Obsolescencia, si las cosas duraran para siempre ¿qué se vendería?
  3. Restricción de acceso, si como analizamos proveemos energía libre a todos ¿cómo se lucra?
  4. Crecimiento infinito, ¿Sabías que el dinero circulante solo representa a los préstamos bancarios pero que el interés que hay que pagar por esos préstamos no existe? Si todos pagáramos nuestras deudas, faltaría dinero. Por eso siempre hay que ‘inyectar’ más hacia la economía. Por eso existe la inflación.
  5. Competencia, ¿Te imaginas que sucedería si en lugar de pelear por vender celulares diferentes, la industria colaborara para crear el mejor?
  6. Trabajo a cambio de ingresos, de lo contrario la gente no podría obtener dinero.
  7. Escasez y desigualdad, donde las cosas se venden mejor.