Restricciones Universitarias (1 de muchas)

Todo empezó ya en el colegio cuando nos prohibieron usar la Encarta como fuente bibliográfica porque en sí, tenía errores y además “nos hacía vagos” puesto que ya no debíamos buscar la información y todo estaba bastante fácil, es decir, el docente no sentía que las tareas que enviaba lograran hacer que nos esforcemos.

Yo me alejé de la educación regular por un buen tiempo y tuve la dicha de experimentar la libertad de aprender por motivación propia. Al volver a la universidad, encontré al nuevo cuco de los profesores: la Wikipedia. El pretexto era el mismo, decir que hacia perezosos a los estudiantes, que no era confiable, que tenía muchos errores pero…

¿Saben siquiera los profesores que es la Wikipedia?

Seguramente no. Cada uno está preocupado en su vida profesional, familiar y en obtener los recursos necesarios para nutrirlas y es así que, como todo el mundo, vieron a la wikipedia de pasada. Pero yo les contaré qué es la wikipedia y porque resulta paradójico e irresponsable negar toda vinculación estudiantil con la misma.

Wikipedia es conocida como la enciclopedia que todo el mundo puede editar. Es por tanto de libre acceso y basta crear una cuenta y ver un video de 5 minutos en youtube para saber como editarla. Por tanto el interés de un profesor, docente e investigador debería ser evaluar el conocimiento humano expresado en ella y además de aprender de este conjunto de artículos, mejorarlos constantemente actualizarlos hacia la aproximación más fidedigna de la realidad, respaldarla con material bibliográfico y entrenarse a sí mismo y a sus alumnos para que hagan de esta herramienta universal su principal fuente de consulta y de conexión con el mundo que los rodea.

No entraré en detalles acerca de los fallos que podría tener la enciclopedia al ser de libre acceso, pues cualquier bromista o irresponsable podría, en teoría, hechar todo el trabajo a perder, solo diré para tranquilidad de todos que eso es totalmente reversible y que además existen mecanismos que buscan determinar y conservar la objetividad, calidad y claridad de la enciclopedia. Todavía mejor, al ser un sistema informático estos mecanismos están en contínua evolución.

Esta es la primera y tal vez una de las más nocivas restricciones universitarias a las que me vi enfrentado, puesto que demuestra el deterioro de los valores en nuestra sociedad. Al parecer en el actual sistema educativo:

  • Prima el interés propio sobre el colectivo.
  • Existe poco conocimiento de las nuevas herramientas que proporciona la tecnología.
  • No existe un interés real de vinculación del conocimiento con la sociedad.
  • Carece de métodos adecuados de actualización.
Este último punto es quizá el más grave, puesto que la ciencia está en contínua evolución y no solo es importante que logremos adaptar nuestro sistema educativo a tan tremendo avance, es imprescindible. Ken Robinson dice que actualmente educamos a nuestros hijos para que trabajen en carreras que ni siquiera se han inventado todavía. No tenemos la más remota idea de lo que sucederá en los próximos diez o veinte años, pero sí tenemos la certeza de que el trabajo colaborativo, el rigor científico, la mente abierta son los culpables del avance científico en las últimas décadas.
Así que estudiantes (porque seguro que los estudiantes leen más blogs que los docentes) usen wikipedia, informen a su docente y concienticen a su sociedad.

La Pintora

La pintora llevaba el peso de no saber que lo era, de tener por dentro el arte a punto de ebullición, de oler el acrílico en su piel, dar pinceladas con su cabello al aire que se tornaba de colores cuando ella pasaba.

Vestía de rojo, a veces por fuera, otras por dentro. Caminaba con un vaivén dulce imaginando un tono nuevo en cada pared, una forma imperfecta en la puerta, un cuadro dentro del contrapaso de la escalera. Buscaba donde arrancar partes de pintura para que los muros viejos fueran algo más que simples bloques, fronteras o pretextos.

Ella, hoy, siente su corazón latir, tiñe sus arterias de un rojo berreado, nutre a sus células de vida y lo más importante, lo sabe. Esa pintora salva vidas y aunque no lo sabe… esa pintora, tiene la mía.

impresion--fotos--mancha--la-pintura_3329112

El Proceso de Creación ¿Arte?

Muchas personas tienen ideas grandiosas, estupendas, creativas, catárticas, etc. Y sin embargo no saben expresarlas, o peor aún, saben pero tienen miedo e incluso llegan a superar el miedo pero al no estar totalmente satisfechos simplemente no lo publican. Esto es válido para cualquier formato/mensaje/creación.

Por ello he decidido desmitificar el proceso de creación artística con un ejemplo personal.

Queriendo entender mejor el proceso de no violencia, y bueno, la verdad queriendo entender mejor ciertos procesos históricos, personas, y luchas personales, leí un libro, como cualquier otro: “Un Testamento de Esperanza” de Martin Luther King Jr. escribí algo al respecto con el afán de enseñarlo a alguien más, leía un nuevo párrafo y tachaba algo que ya estaba escrito. Seguía y volvía a poner lo borrado, etc.

Queriendo encontrar otro punto de vista, frases impactantes, nuevas maneras de decir lo mismo, pero mejor…  decidí mirar una vez más la película biográfica de Mohandas Gandhi, tras lo cual redacté lo que a mi entender podría ser una sinopsis de la No Violencia y posteriormente lo presenté como preguión al equipo de Zeit Studios. Bueno yo puedo decir equipo pero la cuestión es que lo presentas a alguien más y ya, esa persona te corrige, te ayuda, te critica. A mí me dijeron algo simple: uno nunca está completamente satisfecho con su trabajo, así que déjalo así.

Yo quería hacer un video, porque esa es la manera más sensible de tocar al público y la más fácil de universalizar, si se toma en cuenta herramientas como youtube, las licencias libres y las plataformas para añadir subtítulos libres como esta del ejemplo. Pero no sabía hacer videos, y ahora que sé tampoco cuento con las herramientas adecuadas.

Bueno fue así que una experimentada cineasta inglesa, Taunia Roberts, corrigió el texto y debido a un mal entendido hizo uno totalmente nuevo que para ser sinceros no fue de mi completo agrado, pero le añadió un toque más sencillo a la visión de “No Violencia”. Un híbrido de ambos escritos conformó lo que finalmente fue la narración en “The Zeitgeist Movement: Passive Resistance”.

Taunia se enojó conmigo, pero al final colaboramos en el trabajo, ella más que yo, imprimió su voz al texto y teníamos una narración en formato mp3, el cual no parecía realmente algo impactante a mi parecer, Luis Ferreras con más experiencia que yo, dijo que esa narración era excelente, que fue un muy buen trabajo y añadió la música e imágenes de fondo, junto con algunos efectos que hasta ahora no sé sin son fáciles o difíciles de lograr. Esta hermosa obra que fue inicialmente publicada en su canal y replicado por varios youtubers, incluyéndome, finalmente tras un proceso de socialización fue también publicado en el canal oficial del Movimiento Zeitgeist en youtube, en su versión original en inglés.

Un amigo me ayudó a hacer la traducción al español, otro nos prestó el estudio y la ecualización. En fin, una obra es como un rompecabezas, uno no ve el final pero si no se empiezan a poner las piezas jamás se lo termina. Con ustedes…

EL MOVIMIENTO ZEITGEIST: NO VIOLENCIA

Leyes innecesarias

Hace aproximadamente unos 3 años recuerdo haber visto el auge de la campaña “corazones azules”, y junto con esto un gran despliegue de medios para conscienciar a la población.

Un reconocido periodista se dedicaba a cazar a la gente que se pasaba los semáforos amarillos, al acelerar en lugar de frenar. No contento con grabarlos los detenían a pocos metros para entrevistarlos y preguntar ¿por qué aceleraban en lugar de frenar?

Tiempo después se anunciaban soluciones como detectores automáticos de velocidad en las carreteras con fotos del culpable que se atrevió a romper el límite y por tanto el potencial causante de un accidente de tránsito.

Menciono ambos ejemplos para demostrar la manera en que la sociedad usualmente afronta un problema. Fuera de un análisis más minucioso de lo que podría hacerse para eliminar el problema, se enfoca en reforzar estructuras sociales, mecánicas o políticas obsoletas.

Lo demuestro: Voy a asumir que basados en una investigación minuciosa se estableció que ir a más de 90 km/h propicia accidentes de tránsito, y por ello se estableció el límite de velocidad en dicho valor. Frente a lo cual todos los usuarios están, en teoría obligados a frenar/acelerar menos para no rebasar el límite. Hay como hacer trampa, he aquí la evidencia.

Para mencionar que hace tiempo existe y se aplica la tecnología que limita la velocidad automaticamente con solo aplastar un botón, se emplea en escenarios mucho menos necesarios, los pits de formula uno para hacer que el auto no se exceda de velocidad por mera cuestión reglamentaria.

Si lo analizamos bien este dispositivo bien podría implementarse en todos los automóviles con una aplicación contínua. Evitando la necesidad de los rótulos sobre el límite de velocidad, detectores automatizados, multas innecesarias, y en el mejor de los casos, accidentes de tránsito.

Yendo un poco más allá se podría ampliar el uso de los dispositivos para activarse automaticamente según la ubicación del GPS, así, al entrar en una zona residencial se activaría el límite de 50 km/h establecido en la ciudad. Los 70 km/h en carretera, etc.

¿Pero realmente significa un control riguroso de la velocidad que habrán menos accidentes de tránsito? Las estadísticas indican que aproximadamente 3 de cada 4 accidentes ocurren a velocidades menores a los 30 km/h. La tecnología actual nos permite evitar este tipo de accidentes con sensores en la parte delantera del auto, que calculan la probabilidad del accidente, precargan los frenos y en caso de fallar el reflejo humano, desactivan el acelerador y frenan automaticamente. Eso sin mencionar las nuevas tecnologías Wi-Fi incorporadas en los últimos modelos que permitirían establecer las rutas de los potenciales accidentes y sencillamente, evitarlos.

Adicionalmente, nuevas redes y formas de transporte como ULTra permiten evitar totalmente los accidentes al establecer rutas cerradas predefinidas con piloto automático sin intervención humana alguna, totalmente libre de emisiones de CO2 y tanto o más eficientes que las formas de transporte actuales. Tecnologías como esta ya están implementadas en circuitos cerrados como aeropuertos.

Con todo esto en mente, preguntar a alguien por qué se pasó el semáforo en luz amarrilla, resulta ciertamente prehistórico.

Justo no respondió

Justo fue, en sus tiempo, un pecador vigoroso. Midió fuerzas, calculó distancias, se quitó lo pesado de sus ropas y  alcanzó lo que en un inicio parecía una isla y que más tarde terminó siendo archipiélago. Geografía no sabía, de eso no hubo mucho en la escuela donde a duras penas alcanzaban las bancas, donde no hubo ni paredes ni ventanas, no sabía donde estaba. Con la paciencia del que no tiene prisa se sentó a beber lentamente un trago de agua lluvia, no por salud sino por obligación.

El amanecer llegó como una cálida toalla en la tarde de carnaval, pero sin los regaños de la madre y las risas cómplices del pobre. En ocasiones como estas, pensó, sería mejor tener a los padres muertos, pues así se tendría la certeza de que a uno lo están acompañando. Y entre estas y otras reflexiones buscó al taita Vicente, a la abuela Charito y uno que otro tío postizo a quien caerle bien, y entre familia decidieron.

El ecuatoreño varado en la isla era un alma de bien, con deseos de paz, pero sin ganas de lucro, con desidia de su antigua vida, pero sin tendencias suicidas. Y si lo analizaban más a fondo, el muchacho podía resultar hasta naturalista y estoico.

Claro está esta conclusión fue compartida por la gente del otro lado “porque al pobre ahijado jamás se le hubieran ocurrido estas palabras”. Y es así como poco a poco sintió curiosidad por saber… Empezó sacándose las ropas y ya seco, buscó comida, más agua, alguna posible mascota.

Al otro lado de la isla, la ansiedad hecha carne llegó jadeando a la orilla, procedente del mismo barco y con mucha más ropa, Alberto había esperado lo peor desde un comienzo, es más, él sabía que esto iba a pasar, se lo había dicho a su madre cuando le metió los billetes bajo el saco que celosamente cargaba.

Torpemente sacó el primer billete y lo tendió en la arena sin pensar que la brisa también estaba de visita en el lugar y que de ser más precavido no tendría que haber perseguido a los billetes, tropezar un par de veces antes de alcanzar un papel igual a tantos otros en este mundo.

No importa cuanto discutiesen los ancestros del ecuatoriano, igual no los iban a escuchar, así que optaron por ayudar algún moribundo, cualquier médium en prácticas, otro ateo que en sus interdiálogos intentara convencerse de que no existe Dios, ahí si los escucharían.

En la isla no hay muchos lugares hacia donde ir y es normal que el ecuatoriano y el ecuatoreño terminen encontrándose, y bueno, si había alguna otra cosa que le resultara graciosa a la brisa era el hecho de ver al uno observando las bolas del otro con la boca abierta, es deber callar lo que la brisa pensó en esos momentos, pero ningún silencio resulta suficiente, pues al parecer Justo algo de eso escucho y hecho a reír, no se sabe si por burla o vergüenza. Finalmente terminó llevándose las manos a sus partes para después acercarse lentamente.

Alberto era un hombre de modales y algo asqueado se acercó para dar la mano y bueno, no supo que hacer cuando el nuevo extraño se la extendió. Optó por levantar la suya y dejar las cosas en un “Hola ¿Cómo está?”.

Justo, presuroso dio media vuelta para ir hacia donde se encontraban su ropas, mientras explicaba a su nuevo compañero a donde iba. Uso en un principio su mano libre para cubrir lo que le quedaba de espalda pero al cabo de cierto tiempo, dado lo inconveniente del camino, optó por desusarla.

Ambos vestidos las cosas cambian, Justo se lava las manos y se presenta como un caballero, preguntando al desconocido de donde viene, tras escuchar exclama. “Oh, el mismo barco. Es una lástima que le pasara esto pero que bueno que llegó aquí”. Y aunque solo haya sido cuestión de horas, él se sentía el dueño de la isla dando la bienvenida al nuevo huésped.

Alberto se encontraba algo fastidiado de la situación, de la compañía, del diálogo, de cómo la vida se burlaba de él, tan frustrado estaba que en lugar de hambre tenía gastritis, cansancio, estupor. Prefería no pensar en dónde estaba, no perder tiempo haciendo la pregunta… ¿Cómo vamos a salir de aquí?- pensó. Justo no respondió.